Títulos Tapas Papel Video Contacto Login
  • Tapa de la semana
  • Contratapa de la semana
  • Foto que habla
  • Foto del recuerdo
    • Banco Macro
    • Claro
  • Registrate
  • Complejo Cable Carril
  •  90.5 - La letra que nos une
  • Te gusta!
  • Cooperativa La Riojana

Por Hugo Orlando Quevedo

Oscar Edmundo Nicolás Albrieu: 20° aniversario de su fallecimiento

Nació en Chilecito el 1 de marzo de 1915, cursó estudios primarios en la escuela Normal Superior “Joaquín V. González”, y luego en la capital. Continuó su formación en la Universidad Nacional de Córdoba, donde recibió el título de abogado.

En 1945 fue designado organizador de la Delegación Regional de la Secretaría de Trabajo y Previsión de nuestra provincia. Consustanciado con los ideales de justicia social predicada por el entonces coronel Perón y militando en las filas de la UCR participó activamente en la ICR (Junta Nacional de Reorganización) que en orden nacional lideraba el doctor Hortensio Quijano.

Es así que en 1946 fue elegido diputado nacional en representación de La Rioja, siendo reelegido en 1951. A los sucesos de junio de 1955 y la renuncia interpuesta por el ministro del interior y justicia, Ángel Gabriel Borlenghi, el general Perón incorpora a su Gabinete al doctor Albrieu como ministro reemplazante de aquel. Fue ésta la más importante incorporación ya que gozaba de una fama bien ganada como competente y moderado. La función sería la de llevar adelante un programa de pacificación formulado por Perón y sus asesores.

Según Albrieu, el rasgo fundamental de la nueva política era promover la concertación de un acuerdo con la jerarquía eclesiástica (golpeada por el incendio de templos y la expulsión del país de los sacerdotes Tato y Novoa), mejores relaciones con los partidos políticos de la oposición y democratización del partido peronista. La tarea de pacificación nacional promovida en 1955 desde el gobierno nacional era una iniciativa que tendía a buscar una distención de los enfrentamientos que vivía la república pero estaba minada de serias dificultades por la profundidad que había alcanzado la discordia y los rencores.

Por ello fue que la propuesta de paz fracasó y pocos meses después la llamada Revolución Libertadora (que resultó después la revolución fusiladora por los acontecimientos del 9 de junio del 56) puso fin al gobierno peronista.

Albrieu como tantos otros, fue detenido y después de la parodia de juicios fue confinado a la cárcel de Ushuaia, la misma cárcel que la gestión peronista había cerrado años antes por inhumana. La tortura de los allí detenidos consistía, entre otras medidas, en no encender la calefacción por lo que debían soportar los 40 grados bajo cero.

La estadía fue de dos años y uno de los detenidos, Alberto Rocamora decía al recordar las horas pasadas en el presidio “la generación que vivió esos momentos trágicos ha callado la boca como una especie de pudor masculino, de no querer contar lo que sufrió y lo que padeció, pues todos hemos sido perseguidos sin piedad. La camada de diputados nacionales de la que forme parte, aquel 10 de junio de 1956, después del levantamiento que encabezó el general Valle, también fusilado, nos llevaron ante un paredón y nos tuvieron desde el mediodía hasta que oscureció, contra la pared, con el cura a la vista esperando que nos fusilaran. Quiero nombrarlos: Alejandro Leloir, Oscar Albrieu, Antonio Benítez, John Willian Cooke y el que les habla. Al parecer vino a último momento desde la Casa de Gobierno la orden suspendiendo la ejecución, porque estábamos presos y si bien acompañábamos con nuestro entusiasmo la acción, no podíamos intervenir en nada”.

Albrieu por su parte, recordaba años después que en Ushuaia la temperatura llegaba a 40 grados bajo cero pero los guardia cárceles no encendían las estufas para los prisioneros. En noviembre de 1957 recobró su libertad. Por aquel entonces ya había fallecido su madre que desde su Chilecito natal mantenía permanente contacto postal. Las cartas que el doctor Albrieu enviaba a su madre expresaban su real situación y sí mostraba su preocupación por las dolencias que tenía su madre a quien recomendaba especial cuidado.

Cofundador de la UCR (JNR) que apoyó en 1946 la candidatura de Perón luego formó el bloque de diputados nacionales hasta 1948. Fue secretario del primer Consejo Superior del Partido Peronista y en 1959 cumpliendo instrucciones de Perón – ya exiliado – fundó con otros compañeros el Partido Justicialista. En la Cámara Baja, Albrieu presidió las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Revisión de decretos de leyes y el Segundo Plan Quinquenal.

Desde la ciudad de Trujillo el 16 de octubre de 1958 Perón en ejercicio del Comando Superior Peronista lo designó, junto a otros dirigentes, miembro del Consejo Coordinador y supervisor del peronismo como autoridad máxima en el país.

Fue representante alterno argentino al congreso Interamericano de Jurisconsultos (Buenos Aires 1953) y delegado en representación de nuestro país a la Primera Asamblea Interparlamentaria Mundial llevada a cabo en Viena en 1954. Asimismo integró el Consejo para la Consolidación de la Democracia en 1986, creado por el Gobierno Nacional luego de la recuperación de la democracia.

Fue fundador junto a Leloir y otros dirigentes del viejo peronismo del Partido de la Justicia Social, además de abogado, político y parlamentario ejerció con autentica vocación el periodismo fundando a fines de 1947 el periódico “El Velazco” de neto corte cultural y en 1970 “Puerta de Hierro” de carácter netamente político, además incursionó en la poesía dedicando algunos versos al entonces obispo Angelelli.

Falleció el 9 de septiembre de 1992 en Buenos Aires y sus restos descansan en el cementerio de Chilecito.

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por Rubén Manrique (Diario Chilecito) el Friday 07 de September de 2012 a las 12:54 Hs.
Copyright 1998-2018 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)