Títulos Tapas Papel Video Contacto Login
  • Tapa de la semana
  • Contratapa de la semana
  • Foto que habla
  • Foto del recuerdo
    • Banco Macro
    • Claro
  • Registrate
  • Complejo Cable Carril
  •  90.5 - La letra que nos une
  • Te gusta!
  • Cooperativa La Riojana

Si la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina se los permite

Todo indica que el PJ buscará la reelección de Casas

No sólo deberán vencer en las urnas a Alberto Paredes Urquiza, Beder Herrera y Julio Martínez, sino que antes deberán fundamentar una interpretación del artículo 120 de la Constitución, donde un “juego de palabras” escritas recientemente, les pone límites a esa intención. El fallo del Tribunal Superior de Justicia ya estaría preparado. Y de la misma manera, la apelación de todos sus opositores, quienes redactaron sus fundamentos para elevar el reclamo a la Corte Suprema de Justicia.

El Día de la Lealtad dejó en claro las intenciones de Sergio Casas y de Alberto Paredes Urquiza, de buscar competir por el sillón de mayor poder de la provincia. Y aunque ninguno de los dos lo expresó literalmente, sus acciones gritaron más fuerte que sus palabras.

En el caso del actual gobernador, y recientemente nombrado Presidente del Partido Justicialista, estuvo rodeado de 16 intendentes (de 18) y 27 Diputados Provinciales (de 36).

Hay dos cosas claras: 1) Que el reciente cambio en la presidencia del PJ provincial lo posiciona como el hombre con mayor poder dentro de ese Partido político. 2) Los dirigentes entendieron que en la política todo es posible, y si Casas busca un nuevo mandato, posiblemente le encontrará la vuelta al coto judicial, y será candidato.

Para lograr su objetivo, Casas no sólo buscó limar asperezas con la propia dirigencia, que hasta junio le respondía a Beder Herrera, sino también comenzó a codearse con gobernantes de otras provincias, buscando apoyo moral a sus intenciones, siendo parte de la unidad que persigue encontrar un candidato firme para enfrentar al macrismo en las elecciones presidenciales de 2019.

Por su parte, Alberto Paredes Urquiza también tuvo su día peronista. Recordándoles a todos los ciudadanos riojanos que él también es opción dentro de ese entorno ideológico, pero que no le dará lealtad a sus ex compañeros, sino al ideólogo de la doctrina que lo representa, Juan Domingo Perón.

Por esa razón, dentro de otro sello político que le permita salir a pelear las calles en las urnas, fundó "Encuentro por La Rioja", y dejó claro en su discurso a lo estilo “Charla TED”, que “el peronismo no es dádiva, sino soluciones definitivas para que los que menos tienen, dejen de ser rehenes de un sistema político corrompido”.

Su discurso fue contundente respecto a marcar diferencias con el peronismo gobernante, como buscando captar exclusivamente al "mercado" peronista, y justamente durante el Día de la Lealtad.

Beder Herrera fue el gran ausente peronista, no asistió a ningún acto político. Se lo pudo ver visitando vecinos en barrios riojanos, con su mate en la mano, predicando que su única campaña se basará en lo que él sí pudo hacer, durante sus nueve años de gobierno. “Si quieren saber de lo que soy capaz, miren mis gobiernos y entenderán que soy el único que puede pararse frente al atropello de Macri y sus amigos”, expresa cada vez que puede, mientras destaca que la elección de 2019 será Beder o Macri, refiriéndose a los dos modelos, y recordando que en La Rioja, Macri es Martínez.

Julio Martínez es el único que no apareció estos días peronistas. Dejó que el sello continúe cosechando enemigos de las formas, capitalizando electores disconformes, y mostrando cada obra nacional en la provincia, como gestión propia.

Se mantiene alejado de los debates y las chicanas políticas, apoyándose en "punteros virtuales" radicales, que dedican sus días a mostrar los defectos del peronismo, y a destacar sus virtudes a través del tipeo en redes sociales.

Esa fórmula le viene funcionando y lo mantiene vigente entre quienes quieren votar contra el poder. El problema es que ya lleva dos décadas usando la misma estrategia, y hoy la sociedad tiene otra opción similar en cuanto a las formas, y a que se muestra cada vez más lejos del actual poder provincial: el Intendente riojano Alberto Paredes Urquiza, quien en cada oportunidad que tiene, le recuerda que juntos pueden vencer al peronismo gobernante, pero para que vayan juntos… primero deberán competir entre ellos en una interna, para que sea el ganador quien obtenga todo el apoyo de las dos fuerzas, y se convierta en candidato único de ese frente electoral, para competir contra Sergio Casas y Beder Herrera en 2019.

Hasta ahora, Julio Martínez no acusa recibo. Si bien escucha y lee el pedido público de Paredes Urquiza y su entorno, Martínez mira para otro lado y no responde, mostrándose como decidido candidato a gobernador, con o sin el apoyo de Paredes Urquiza; lo que renueva el escenario de contienda entre los cuatro hombres nombrados arriba.

Si bien aún no hay fecha definida para las elecciones del año que viene en la provincia, podría haber elecciones en varias porciones, y no sería descabellado que hasta se haga un llamado a elecciones de Intendente, sólo en la capital riojana, para que Paredes Urquiza quede entre la espada y la pared.

Las estrategias ocupan el 100% de los días de cada político riojano, el poder de los próximos 20 años, se juega en 2019.

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por Natalia Petric (Diario Chilecito) el Thursday 18 de October de 2018 a las 11:07 Hs.
Copyright 1998-2018 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)