Títulos Tapas Papel Video Contacto Login
  • Tapa de la semana
  • Contratapa de la semana
  • Foto que habla
  • Foto del recuerdo
    • Banco Macro
    • Claro
  • Registrate
  • Complejo Cable Carril
  •  90.5 - La letra que nos une
  • Te gusta!
  • Cooperativa La Riojana

El planteo de un nieto

“Abuelo... no quiero que te mueras”

No pude evitar escuchar la conversación entre un niño de 10 años, y su abuelo de 60.

Como me habría encantado que alguien registre una de las tantas conversaciones que tuve con mi abuela Dora, cuando yo también era un niño... Me decidí por escuchar atento para escribir sobre esto, mientras ellos - totalmente compenetrados- tenían su conversación profunda sobre la vida.

Julio es adicto a lo intelectual. Es un tipo que jamás se conforma con lo que sabe. Siempre quiere aprender más. Hoy se propuso enseñarle a su nieto Ezequiel a jugar ajedrez.

Mientras lo hacía, a través de su teléfono, Ezequiel lo interrumpió de la nada y le dijo: "Abuelo, no quiero que te mueras".

Me dejó perplejo. Porque lo hizo sin ningún contexto. De la nada. Quizás, pensando que después de abuelo (o lo que sigue para arriba), no hay más nada como título de vida...

Julio fue menos frágil que yo, y ni se inmutó con el planteo de su nieto. Su sabiduría de hombre que vivió y entiende la lógica de esta vida, le dio las palabras justas, para entregarle a un niño que recién cumple 10 años: "No te preocupes por eso Ezito. La muerte no es el final. Si me voy, sólo me adelanto. Porque Dios nos prometió a todos, que un día vamos a volver a estar todos juntos. Los que se fueron antes, y los que se fueron después".

Yo escuchaba atento. Y mientras me contentaba con su respuesta, porque se apoya en nuestra Fe, Julio agregó: "Aparte, el amor es tan grande, que nos trasciende y nos permite estar, aún sin estar. Y sentir, aún sin podernos tocar. Y yo, siempre voy a estar con vos, aunque ya no esté".

Mientras escuchaba semejante respuesta, no podía más que sentir orgullo por el abuelo que Dios le envío a mis hijos. Pero aparte, sentí mucha paz, porque me dio la garantía de que sabe muy bien a donde va después de acá.

A Ezequiel también le entregó tranquilidad, porque supo comunicarse en el lenguaje de un ser humano 50 años menor que él, y con dos generaciones de distancia.

Dos polos apuestos hablando y entendiéndose, bajo el idioma universal del AMOR, que hoy nuevamente vuelvo a confirmar, es ETERNO❤️

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por José Luis Campillay (Diario Chilecito) el Wednesday 24 de October de 2018 a las 13:25 Hs.
Copyright 1998-2018 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)