Títulos Tapas Papel Video Contacto Login
  • Tapa de la semana
  • Contratapa de la semana
  • Foto que habla
  • Foto del recuerdo
    • Banco Macro
    • Claro
  • Registrate
  • Complejo Cable Carril
  •  90.5 - La letra que nos une
  • Te gusta!
  • Cooperativa La Riojana

Peronistas y radicales como perros y gatos, sólo pensaron en perjudicar al otro

OLVIDARON EL VOTO DE LA MAYORÍA

Una estrategia electoral totalmente errada desde el primer día, tanto de los peronistas como de los radicales. Hoy la ven y se quieren matar.

La elección convocó a 280 mil electores y votaron 122 mil. Un 44% del padrón electoral de la provincia. Durante 38 días la oposición invitó a la ciudadanía de la provincia a votar por la negativa a la enmienda de la Constitución, sancionada como Ley en la Cámara de Diputados de la provincia, por 27 legisladores. Los radicales pusieron la queja ese mismo día, argumentando que era mañoso llamar a elecciones para el 27 de enero, pero la misma Constitución obligaba a hacer el llamado en un plazo máximo de 45 días, para ser ratificada por quienes los Diputados dicen representar.

Al mismo tiempo, esa Constitución dice que toda propuesta de enmienda puede hacerse, con algunos requisitos:

Sólo enmendar hasta tres artículos. Hacerlo cada dos años como mínimo. Y luego ratificar esa decisión legislativa a manos de (al menos) una participación del 35% del padrón electoral en una elección general, a la vez que emplaza en un máximo de 45 días.

Tanto los radicales como los peronistas erraron el camino. La estrategia se centró desde un principio en quién alcanzaría el 35% de votos del padrón hacia el “SÍ ACEPTO” o “NO ACEPTO”, mal interpretando el artículo 84 de la Constitución Provincial, debido a que el mismo es uno de los artículos más mal redactados que alguien pueda haber leído.

Dice textualmente: “Toda propuesta que sea sometida a consulta popular obligatoria se tendrá por rechazada por el pueblo si una mayoría de más del treinta y cinco por ciento de los votos de los electores inscriptos en el Registro Electoral no la aprueba”.


Y aquí comenzó la discusión:

Los radicales (y su compendio opositor) le pusieron énfasis a la palabra “APRUEBA”, que finaliza el artículo. Es decir: “(…) Se tendrá por rechazada por el pueblo si una mayoría de más del treinta y cinco por ciento de los votos de los electores inscriptos no la APRUEBA”, sugiriendo que el peronismo riojano debía juntar 35% de los votos POSITIVOS, SÍ ACEPTO (98 mil), para que la enmienda no sea rechazada.

Por su parte, los peronistas hicieron lo opuesto. Pusieron el énfasis en la palabra “NO”, que finaliza el artículo. Es decir: “(…) Se tendrá por rechazada por el pueblo si una mayoría de más del treinta y cinco por ciento de los votos de los electores inscriptos NO la aprueba”, sugiriendo que el radicalismo riojano (y sus ahora aliados) debían juntar 35% de los votos NEGATIVOS, NO ACEPTO (98 mil), para que la enmienda no sea rechazada.

Hablaron juristas de todo el país, se invocaron leyes y se dieron cátedras de interpretación de la Constitución en todas las radios, webs y redes sociales; pero al parecer, tanto los peronistas como los radicales habían errado la estrategia desde el principio.

Los peronistas planearon que la elección se haga a fines de enero, para que poca gente participe, y así la oposición tenga pocas posibilidades de juntar ese 35% de votos NEGATIVOS.

Los radicales le pidieron a toda la población riojana asistir a votar, de manera que la expresión popular incline la balanza a su favor (NO) y el peronismo no alcance los 98 mil votos POSITIVOS (SÍ).

Ninguno pensó en nadie más que en sí mismos y en entorpecer el camino del otro. Todos omitiendo de una manera trágica la palabra MAYORÍA que también formaba parte del artículo 84 y la volvemos a citar en contexto: “(…) Se tendrá por rechazada por el pueblo SI UNA MAYORÍA de más del treinta y cinco por ciento de los votos de los electores inscriptos no la aprueba”.

Pasando en limpio: La enmienda sería rechazada si una mayoría la reprueba con su voto. Y en esa elección, como mínimo deberían participar el 35% de los electores inscriptos (98 mil ciudadanos). Al finalizar la elección se contarían los votos y quien tenga más votos, gana. Algo tan simple como eso, teniendo en cuenta que la ley ya viene aprobada desde el 20 de diciembre, tras la sanción de una mayoría de representantes (27 de 36), pero debe ser ratificada por los representados (el pueblo).

La realidad mostró que el peronismo podría haber perdido la elección por falta de votantes, ya que se necesitaba como mínimo un 35% de participación popular y se alcanzó un 44%. (No olvidemos que la estrategia del peronismo era que poca gente vote).

Y los radicales deberían haberle dado la espalda a la convocatoria, no legitimándola. De esa manera no avalaban lo que criticaban y el peronismo no alcanzaba el piso mínimo de participación popular, ya que si se suman los votos positivos, sólo llegaron a 72 mil y necesitaban como mínimo 98 mil votos emitidos.

Como resultado, la elección obtuvo un 44% de votantes, (la Constitución exigía un mínimo de 35%). El SÍ ACEPTO logró 72 mil votos, imponiéndose sobre el NO ACEPTO que alcanzó sólo 50 mil. Una mayoría superó a la minoría por 22 mil votos.

Quienes saben de leyes constitucionales afirman que los jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación interpretarán ese artículo 84, pensando en el espíritu de la Ley (o sea, intentando ponerse en la mente y el corazón de quienes la escribieron, y pensando en qué quisieron escribir); y también en la jurisprudencia (los antecedentes de interpretaciones judiciales anteriores).

El tema es que miembros de la oposición hace unos años opinaban 100% distinto a hoy respecto al artículo 84, en cuanto a la interpretación POSITIVA o NEGATIVA; y hoy cambiaron su discurso por conveniencia. Y lo mismo sucede con el peronismo. La cuestión es que hace 10 años y hoy, ambos siguen pensando distinto por conveniencia política, pero ahora se intercambiaron las opiniones.

En limpio: La oposición antes pensaba que NO, hoy que SÍ. Los peronistas antes pensaban que SÍ, y hoy que NO. (Respecto al ART 84).

Pero ambos omitieron la palabra MAYORÍA, mejor explicada en la Ley Nacional 25.432 sobre consulta popular donde en sus artículos 4 y 5 es más clara que el confuso y ambiguo artículo 84 de la Constitución Provincial riojana:

ARTICULO 4º — TODA CONSULTA POPULAR VINCULANTE SERÁ VÁLIDA y eficaz CUANDO HAYA EMITIDO SU VOTO NO MENOS DEL TREINA Y CINCO POR CIENTO (35%) de los electores inscriptos (…).

ARTICULO 5º — Cuando un proyecto de ley sometido a consulta popular vinculante obtenga LA MAYORÍA DE VOTOS VÁLIDOS AFIRMATIVOS, SE CONVERTIRÁ AUTOMÁTICAMENTE EN LEY (…).

Tanto los peronistas como los radicales priorizaron su propia guerra, olvidando que en Democracia las decisiones se toman según la opinión de la mayoría, con un piso mínimo de participación popular.

Ahora, todo queda en manos del Órgano que debe validar o anular la elección: el Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de La Rioja, y si se pueden ver juicios arbitrarios e irregulares, podrá elevarse la queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en quienes la oposición tiene puestas todas sus fichas.

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por Rubén Manrique (Diario Chilecito) el Wednesday 30 de January de 2019 a las 22:46 Hs.
Copyright 1998-2019 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)