Títulos Tapas Papel Video Contacto Login
  • Tapa de la semana
  • Contratapa de la semana
  • Foto que habla
  • Foto del recuerdo
    • Banco Macro
    • Claro
  • Registrate
  • Complejo Cable Carril
  •  90.5 - La letra que nos une
  • Te gusta!
  • Cooperativa La Riojana

Nota de Tapa: El sepulturero: 25 años de trayectoria "intachable" avalan su servicio

Traicionar, Golpear y Sepultar

Reiterados nombres que a lo largo de la historia dominaron los escenarios políticos de la provincia, hoy se ven salpicados por las estrategias y maniobras de un hombre, que a costa de cualquier precio, logró ocupar el sillón provincial. Ángel Maza, Bernabé Arnaudo, Alberto Cavero, Benjamín de la Vega y hasta el mismísimo ex Presidente de los argentinos, Carlos Saúl Menem, de una u otra manera y quizás sin desconfianza alguna, (o no) lo tuvieron a su lado.

Pero como la buenaventura no dura por siempre, todas estas destacadas figuras políticas, no lograron mantener sus propósitos. Fueron sepultados por un “simple hombre de campo” que a paso lento, logró lo que muchos anhelaron desde siempre: Perpetuarse en el poder.

Ser gobernador, fue el primer propósito. Destruir la competencia, el segundo. Limitar el crecimiento de la sociedad, el tercero.

Como Diputado de Famatina en el año 1983, Luis Beder Herrera llegó a la Legislatura Provincial. Por entonces, Carlos Menem quien se consagró Presidente de los Argentinos (1989), tuvo que abandonar su tercer mandato como gobernador de La Rioja, mientras su vice gobernador Alberto Gregorio Cavero, a pesar de los problemas de salud que padecía, asumió como mandatario provincial.

Sin recuperación posible, el entonces Gobernador Cavero murió después de una prolongada enfermedad, heredada de un dudoso accidente en plenas elecciones, mientras viajaba por el departamento Famatina. Otro capítulo en la historia política de La Rioja, que pareciera haber sido olvidado por algunos, desconocido por otros, pero nunca esclarecido.

Posterior a la muerte de Cavero, el turno de la gobernación le tocó al vicepresidente de la Cámara de Diputados, Benjamín “Golo” de la Vega, quien asume bajo la curiosa figura de “Gobernador Propietario”.

En aquel momento, se potencia el protagonismo del hombre del interior de Famatina, por tratar de llegar al máximo poder.

Con sus estrategias de sepultura, enervó los conflictos con los empleados provinciales, manipuló la relación con la Cámara de Diputados y con la Justicia. Por estos diversos sobresaltos tuvo que pasar la corta gobernación de Agustín Benjamín de la Vega, quien para aventar los fantasmas aumentó por Decreto el 100% los sueldos de los trabajadores del Estado provinciales y municipales, sin anuencia de la Cámara de Diputados y con el solo anuncio de su Secretario de Hacienda Carlos Silvestre Vega. Todo esto detonó su caída.

La alianza de Beder-Eduardo Menem, para quedarse con el poder provincial, solo tuvo contención en la desconfianza del mismísimo Carlos Menem, quien bendijo a un histórico del PJ como Bernabé Arnaudo para ser el futuro gobernador, desairando tanto a su hermano, como a su delfín Beder Herrera, quien, alianzas más, alianzas menos inicia un feroz y eterno atropello.

Para completar el mandato de Benjamín de la Vega, el generoso Diputado Luis Beder Herrera asumió la gobernación. La primera elección por ley de lemas, fue uno de sus designios.
Tomó las riendas de La Rioja, enterró otra víctima en el camino y probó la dulce miel de sepultar a quien se interpusiera en su camino al trono provincial.

Más de 2 mil empleados fueron dejados en la calle, cuando decidió cerrar el Banco Rioja, pero esto poco importaba a la hora de enterrar a su competencia.

Luego de medidas y crisis provincial, Beder Herrera no podría haber sido gobernador. Pero vice sí.

El menemista Bernabé Arnaudo, derrota a Mario Santander y gana la gobernación (1991).
Beder Herrera, compañero de fórmula, inicia el tradicional sendero de “vice gobernador”.
Como de costumbre, Herrera puso gente de su confianza para ocupar lugares claves, desgastando la figura de Arnaudo, y relegándolo a un segundo plano, -tal como lo hiciera con Ángel Maza tiempo después-.

Pero la crisis entre Beder y Bernabé se hizo sentir. La guerra entre ellos, ya había comenzado. Herrera, se adueña del triunfo y Arnaudo, echa funcionarios de su vice. Luego con el riojanazo y la crisis institucional, su gobernación tambalea.

Con súper poderes como Ministro Coordinador en el año 1995, Beder Herrera continuaba en el gobierno, pero esta vez junto a Ángel Maza y Miguel Ángel Asís.

Gestaba sus cimientos de poder. Designaba jueces para una Justicia dócil y a disposición de sus intereses, y lo que sueña todo político: Un Tribunal de Cuentas propio.
En 1999 y 2003, la vice gobernación fue su cauce.

Con los cacerolazos y el conflicto de De la Rúa, el vice riojano decide enfermarse del oído para así huir de la provincia y dejar que la gestión de Maza se derrumbe por sí sola.

¿O fue el temor de que tanto, quintelistas, mazistas, arnaudistas o caveristas, le reclamaran su falta de proceder y de ética política?

A esa altura, abandonar la batalla, le serviría para ganar la guerra.

Tiempo después, el sepulturero volvió y aprovechando la soberbia ciega de su compañero de fórmula, lo destituyó como gobernador. Se alió con diputados, defendió momentáneamente a su pueblo contra la minería y fue “provisoriamente” el protector de los riojanos, pero sólo para sacarle la gobernación a Ángel Maza.

Destrucción en la Casa de Gobierno, fuego, descontrol. Maza abandonó su gobernación entregándola en manos de su sepulturero, que sin escrúpulo alguno decidió enterrar a quien sea que impida sus cometidos.

La gobernación, fue su meta. Los medios, sacar del camino cualquier amenaza de competencia que pudiera hacer peligrar sus propósitos políticos. Con saña y perseverancia, se encargó de operar en más de un gobierno.

Enfrentó políticamente a su pueblo con el gobierno del momento, y a sus adversarios los sepultó en la más recóndita esfera perdida de la memoria. Pero como la historia se repite una y otra vez… habrá que ver quien entierra al enterrador.



"Me agrada un cementerio de muertos bien relleno, manando sangre y cieno que impida el respirar, y allí un sepulturero de tétrica mirada, con mano despiadada los cráneos machacar".

José de Espronceda - Poeta español, 1808 - 1842


  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por Roberto Moyano (Diario Chilecito) el Friday 07 de November de 2008 a las 00:06 Hs.
Copyright 1998-2018 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)