Títulos Tapas Contacto Login  

Hemiparásita que adorna con sus flores a diversas especies nativas leñosas

Flora del Famatina: Liga o Muérdago criollo (Ligaria cuneifolia Tiegh.)

Las aves al alimentarse de sus sabrosas bayas, diseminan a esta especie que luego se aferra a ramas o troncos y por mecanismo especial germina introduciéndose al huésped (chañar, algarrobo, tusca, molle, jarilla, etc.) hasta el xilema donde se nutre absorbiendo agua y nutrientes careciendo de raíces pero produce sus propios fotoasimilados a través de sus hojas, por todo lo cual es una hemiparásita dadora de importantes principios medicinales oncológicos y otras interesantes aplicaciones farmacológicas.

Durante miles de años se utilizó en Europa el muérdago (Viscum album L. -Viscaceae-) en preparaciones para el tratamiento de la epilepsia, la infertilidad y la debilidad, pero los usos farmacológicos más reconocidos son sus efectos sobre el sistema cardiovascular (Benigni y col., 1964; Wagner y col., 1986) y la presión arterial (Youngken, 1951; Font Quer, 1962; Paris y col., 1981).
En las últimas décadas se confirmó en el muérdago criollo (Ligaria cuneifolia Tiegh.) la presencia de constituyentes macromoleculares con acción citotóxica sobre las células tumorales; uno de los constituyentes más estudiado es una glucoproteína, la lectina MLI, que tiene un efecto inhibitorio sobre la síntesis ribosomal de proteínas en las células eucarióticas (Ferraras y col., 1995). También en Asia, los muérdagos han sido reconocidos desde la antigüedad como hierbas terapéuticas, según el compilado de Shen-Nong Ben Cao Jing (Zee Cheng, 1997).
En la Argentina, principalmente en las provincias del interior, como en el resto del mundo, la palabra “muérdago” es aplicada a plantas similares a V. album, y cierto grado de relación taxonómica.
Son plantas hemiparásitas que se desarrollan sobre vástagos leñosos, es decir que dependen del hospedante para vivir, de donde obtienen el agua y los nutrientes minerales; son organismos fotosintetizadores ya que producen sus propios carbohidratos. Por su condición de hemiparásitas, en general están desprovistas de raíces; al germinar la semilla da lugar a un disco de adhesión gomoso en el hipocótilo que le permite aferrarse a la superficie de las ramas y de los tallos del hospedante. Luego generan un cono de penetración que crece entre los tejidos hasta llegar al xilema por donde circulan el agua y las sales (Abbiatti, 1946; Becker, 1986; Luther y col., 1987).
Desde el punto de vista taxonómico, los muérdagos se distribuyen en las tres familias en que ha sido dividida Loranthaceae (lato sensu): Loranthaceae D. Don. (stricto sensu), Eremolepidaceae Tiegh. y Viscaceae Miq. (Barlow, 1964; Kuijt, 1988a y 1988b; Subils, 1984; Barlow y col., 1989).
El uso que la población realiza de los muérdagos es muy variado; depende de la especie, de la etnia y de la región geográfica. En las provincias de Salta y de Catamarca se emplean las ramas florecidas de Tripodanthus acutifolius en la festividad de Corpus Christi, en junio, época de su máxima floración, cuando sus flores, se destacan por su color blanco y su fragancia características (Abbiatti, 1946).
Asimismo, de las bayas de Tristerix corymbosus y de Ligaria cuneifolia se extrae una sustancia viscosa, denominada viscina o liga, que se utiliza para cazar pájaros e insectos (Abbiatti, 1946; Diem, 1950). En la región chaqueña, los tobas utilizan Phoradendron liga, P. hieronymi y Tripodanthus flagellaris para elaborar amuletos y elementos de magia (Martínez Crovetto, 1964).
Desde la etnofarmacología, se verifica que Phoradendron pruinosum y P. liga son las especies que los pobladores del noreste de la Argentina utilizan para las afecciones cardíacas y, P. hieronymi, para el tratamiento del asma (Martínez Crovetto, 1981; Toursarkissian, 1980; Wagner y col., 1986). Por otra parte, los aborígenes y los criollos del Chaco utilizan P. liga para sedar a los caballos (Arenas, 1982).
En la Argentina el muérdago criollo, Ligaria cuneifolia var. cuneifolia, es la especie que más se emplea como sustituto del muérdago europeo, aunque se ubica, botánicamente, en una familia diferente. Los inmigrantes europeos y sus descendientes encontraron que esta especie poseía un hábitat y tenía una morfología similar a la del V. album; por esa razón, la tomaron como su sustituto natural (Nájera, 1983; Wagner, 1993). Así, comenzaron a utilizar infusiones de hojas y tallos -ocasionalmente acompañadas por flores- como agentes terapéuticos para disminuir la presión arterial (Domínguez, 1928; Ratera y col., 1980).

Muérdago Criollo [Ligaria cuneifolia (Ruiz & Pav.) Tieghem var. cuneifolia]. “Liga”, “Liguilla”, “Muérdago”, “Pega-pega”, “Quitral del algarrobo” (Chile), “Pupa” (Perú). Sinonimos: Ligaria coronata (Hauman & Irigoyen) Tiegh.; Loranthus cuneifolius Ruiz & Pav.; Phrygilanthus cuneifolius (Ruiz & Pav.) Eichler; Psittacanthus coronatus Hauman & Irigoyen; Psittacanthus cuneifolius (Ruiz & Pav.) Blume. Lorantácea, hemiparásita que vive fijada a los algarrobos, chañares, tuscas, molles, retamos, jarillas, etc.; a los que succionan el agua y sales minerales. Arbustos con tallos leñosos y hojas alternas u opuestas, simples, de forma espatulada o lanceolada, carnosas o coriáceas y rugosas. Las flores, muy llamativas, son de color rojo (o amarilla) y los frutitos globosos (bayas) son de color negruzco. Es común encontrarlas desde los 550 y hasta los 3500 m.s.m. En medicina popular se emplea su infusión para aumentar la presión arterial por vaso-constricción periférica, porque en hojas posee tiramina (alcaloide- C8H11NO-) la que, además, estimula el parto en hembras preñadas. Es planta rica en saponinas, tanino, resina, cera, ácidos orgánicos, oxidasas y, además, viscina. Su nombre vulgar proviene de que en sus hojas y frutos existe una sustancia sumamente viscosa o gomosa que se emplea para cazar pájaros e insectos (pega-pega), mediante trampas y cebos atractivos.
Es una especie hemiparásita sudamericana que se encuentra en Perú, Bolivia, Argentina, Chile, Brasil y Uruguay. En la Argentina presenta una gran dispersión; se extiende desde Salta y Jujuy en el Norte hasta La Pampa en el Sur, y desde Entre Ríos y al noreste de Buenos Aires hasta la precordillera andina.
El muérdago criollo se desarrolla con preferencia en Leguminosas arborescentes (Geoffroea, Anadenanthera, Prosopis y Acacia); además, parasita especies de Celtis, Schinus, Bulnesia, Schinopsis y Ephedra. Crece sobre plantas cultivadas como Malus domestica (manzano), P. communis (peral), Prunus spp. y Robinia spp.
L. cuneifolia var. cuneifolia es una planta arbustiva, glabra y desprovista de raíces aéreas. Las ramas son rugosoestriadas, subcomprimidas cuando son jóvenes, y gruesas y cilíndricas, cuando son adultas. Las hojas se disponen en forma alterna, pueden ser subsésiles, lineares, oblongas, lanceoladas o linear-espatuladas; miden entre 15 y 65 mm de largo por 4 a 15 mm de ancho; son carnosas, de superficie rugosa y sus nervaduras no son visibles. Las flores se disponen en racimos uniflorales; presentan escamas basales (profilos) de forma aovada, de 1 mm de largo; la cúpula subfloral es ciatiforme, triangular y tridentada. Las flores son hexámeras y su pigmentación varía desde el color rojo, en los ejemplares que crecen en la región central y occidental del país, hasta color naranja, en los individuos que se desarrollan en la parte oriental. La floración se produce en la primavera y se prolonga hasta el otoño. El fruto es una baya globosa, negruzca y está coronada por el calículo tubuloso. Las semillas son endospermadas y germinan a principios de noviembre (Abbiatti, 1946; Subils, 1984; Wagner, 1993). En el centro y oeste de Entre Ríos y en la costa occidental de la República del Uruguay se desarrolla L. cuneifolia (R. et P.) Tiegh. var. flava Abbiatti que se caracteriza por presentar flores de color amarillo (Abbiatti, 1949)
Los tépalos son linear-espatulados y pueden soldarse en un tubo en su mitad inferior. Los estambres se disponen alternados, son desiguales e insertos a Varela y col. los tépalos hasta la mitad de su longitud; la región basal de los estambres queda libre formando una lígula. Las anteras son versátiles, oblongas y apiculadas. El estilo es filiforme y el estigma es capitado. La floración se produce en la primavera y se prolonga hasta el otoño. El fruto es una baya globosa, negruzca y está coronada por el calículo tubuloso. Las semillas son endospermadas y germinan a principios de noviembre (Abbiatti, 1946; Subils, 1984; Wagner, 1993).
En el centro y oeste de Entre Ríos y en la costa occidental de la República del Uruguay se desarrolla L. cuneifolia (R. et P.) Tiegh. var. flava Abbiatti que se caracteriza por presentar flores de color amarillo (Abbiatti, 1949).
Flavonoides: la quercetina es el único flavonol (Graziano y col., 1967; Wagner, 1993; Wagner y col., 1998). La quercetina se presenta libre y monoglicosidada con xilosa, ramnosa y arabinosa en el hidroxilo de la posición 3 del esqueleto del flavonol (Wagner, 1993; Wagner y col., 1998; Fernández y col., 1998). Además, se detectaron leucoantocianidinas, catequina-4-ß-ol y proantocianidinas en distinto grado de polimerización: polímeros, oligómeros y dímeros, que, por tratamiento ácido, producen cianidina (Wagner, 1993; Wagner y col., 1998; Fernández y col., 1998) (Figura 6).
Es utilizada en Argentina primordialmente como antihipertensivo y antineoplásico. El presente trabajo fue llevado a cabo con el objeto de estudiar los metabolitos responsables de éstas y otras actividades atribuidas a esta entidad en la región centro-oeste de la Argentina. Fueron aislados por primera vez en esta especie dos compuestos mayoritarios que fueron caracterizados como triterpenos pentacíclicos del grupo lupeol: betulina y ácido betulínico (AU). Diversos trabajos científicos demuestran la actividad anticancerígeno y anti-VIH del ácido betulínico (AU) y antiinflamatoria de betulina. Además, se da cuenta de estudios farmacognósticos que avalan esta propiedad, manifestada en una fuerte inhibición de células tumorales in vitro. Ambos metabolitos son triterpenos pentacíclicos, biogenéticamente provenientes de la ciclación del escualeno, y clasificados dentro del grupo de los lupeoles.
Los estudios realizados en ejemplares que se desarrollaban sobre diferentes hospedantes, y recogidos en distintas áreas geográficas, demostraron la presencia del alcaloide tiramina-C8H11NO- (Vázquez y Novo y col., 1989). La concentración detectada en la mayoría de los ejemplares no sobrepasaba los 10 mg %, si bien se detectaron ejemplares con niveles superiores de 100 mg %. En los individuos que parasitan Geoffroea decorticans (H. et Arn.) Burkart (Fabaceae), se detectaron los niveles más altos, con valores que van de 120 a 360 mg de tiramina por 100 g de material vegetal seco. La tiramina es una base aminada que provoca hipertensión por vaso-constricción periférica. Además, tiene la propiedad de excitar el útero en estado de gravidez, aumentando su tono y sus contracciones peristálticas (Perrot, 1943-44:415)
La infusión de L. cuneifolia se utiliza en medicina popular por una supuesta acción antihipertensiva. Sin embargo, los resultados obtenidos muestran un efecto presor, que puede estar acompañado de vasodilatación y de un variado efecto cardíaco.
Esta diversidad de efectos puede estar relacionada con los hospedantes sobre los cuales se recolectaron los diferentes ejemplares (Domínguez, 1928; Izquierdo y col., 1955) . Las infusiones obtenidas a partir de ejemplares de L. cuneifolia recolectados sobre “molle” o Schinus polygamus (Cav.) Cabr. (Anacardiaceae), producen un incremento de la presión sanguínea arterial que indican la presencia de un agente vasoactivo presor. También se observa una fase hipotensora secundaria y la caída de la frecuencia cardíaca (Taira y col., 1994).
Una lectina galactósido-específica aislada de extractos acuosos de L. cuneifolia (L-Lc) fue responsable de una inhibición de un 27 ± 2 % (10 ng/ ml) y 88 ± 3 % (100 ng/ml) del crecimiento de células tumorales LB in vitro. Además se verificó un incremento en la producción de óxido nítrico, este fenómeno se produce debido a la activación de la enzima óxido nítrico sintasa, que genera niveles de óxido nítrico que, a su vez, permite la activación de los macrófagos. Este mecanismo desempeña un papel importante en la destrucción de los microorganismos y las células tumorales, que constituiría un hecho relevante para una posible acción terapéutica (Cui y col., 1994).
Los estudios realizados por el Dr. Carlos Schliemann y la Universidad de Buenos Aires Argentina demostraron que el muerdago elaborado en la Argentina para tratamientos complementarios del cáncer da mejor resultado que el Viscum album o muerdago de Alemania, probablemente por su mayor peso molecular y la forma de elaborarlo. En Alemania en el año 2001 se utilizaron mas de 15,6 millones de dosis con muy buenos resultados (Revista de Medicina de marzo del 2003).
"Cuando empiezo a investigar sus propiedades descubro que aumenta la inmunidad, es decir que potencia el sistema de defensa y activa lo que sería un poderoso ejército de leucocitos contra las células tumorales, como las cancerígenas. Esta reacción inmunológica logra encapsular las células cancerígenas y en algunos casos, incluso, llega a destruirlas", cuenta el doctor Schliemann. El doctor Carlos Schliemann estudia desde hace 20 años las propiedades del muérdago cordillerano y asegura que frena y combate tumores y el SIDA (Rev. FOCO, 15 Octubre 1999)
El Dr. Marcelo Wagner, profesor adjunto de la cátedra de Farmacobotánica, pero más conocido en el ambiente universitario como el "Dr. Muérdago", es considerado la máxima eminencia en el estudio de este tipo de plantas. "El muérdago tiene una larga historia, incluso desde el punto de vista mitológico, era consumido por los druidas y, siguiendo la leyenda, estaba asociado con la fertilidad, era la planta del amor. En los años 60 se descubren unas proteinas muy particulares capaces de fijarse a determinados restos de azúcares ubicados en la membrana citoplásmica de las células tumorales. Estas lectinas actúan como un misil teledirigido, logra unir las células tumorales y a la vez estimula las defensas". Aclara que todo esto quedó comprobado en experimentos "in vitro" y que después de esa primera etapa sobrevino un período de silencio entre los científicos. "De este silencio se puede inferir dos cosas: o bien que se está investigando para su futura implementación como tratamiento. Sí hay una hipótesis de que funcionaría en tumores sólidos como los de pulmón, de mama, pero no en los líquidos como la leucemia", afirma Wagner. Actualmente está investigando un tipo de muérdago argentino, la "Ligaria", con propiedades similares a los europeos. "Se están comprobando in vitro cosas muy interesantes con la Ligaria: disminución de células cancerígenas y efectos macrofágicos -se comen las células tumorales-, pero aún estamos en una lenta fase de investigación"
El muérdago criollo es vulnerario (Hieronymus, 1882); cáustico (Lallemant, 1894). “Se toma en té por creerse que regula la presión”(R. Oro, 1989). Hipotensor, hipertensor (Velásquez, 1942). Estos efectos contrarios es porque adquiere las propiedades químicas que le brindan sus diferentes hospederos a los que parasita, es así que puede actuar unas veces bajando, como elevando la presión arterial, según el hospedante del que fue obtenida la liga; por ej. del molle (Schinus spp.) produce hipertensión y si es de leguminosas, en general es hipotensor. La disminución de la presión arterial aparece en segundo lugar, tras el aumento de la misma. La acción sobre la frecuencia cardiaca es variable. Existe una estrecha relación entre las acciones farmacológicas de acuerdo con el árbol de acogida, como se muestra al comparar los efectos de extractos de Acacia caven (Mol.) Molina (Mimosaceae), con los obtenidos a partir del parásito. El uso del muérdago en la Argentina para tratar la presión arterial alta, por lo tanto, es considerado muy riesgoso (Taira C. et al, 2004).
Teniendo en cuenta estos preceptos, se usan las bayas y hojas en dosis de 30 g/ litro de agua para hacer infusión tomada 3 veces/día en copa vinera, o bien hojas y ramitas en unos 10 g se hierven 10 minutos en 1 litro de agua y se toma 3 veces al día para disminuir la presión sanguínea y contra la arterioesclerosis, pérdidas de sangre (reglas, almorranas, vómitos y esputos). Al bajar la tensión al corazón para la pérdida de sangre. Bayas machacadas con igual cantidad de cera amarilla, dan un eficáz remedio madurativo contra forúnculos, orzuelos y panadizos. Tomando una decocción de muérdago luego de la regla, combate la esterilidad y propicia el embarazo. Con las bayas se prepara el famoso pega-pega para cazar aves. Consolidante de fracturas de huesos (hojas)-Hieronymus, 1882:245-; parches para fracturas (extracto gomoso de frutos)-Herrera, 1940:113-.
En La Rioja, además del muérdago criollo descripto, existen las siguientes “ligas”: Struthanthus angustifolius (Griseb.) Hauman; hemiparásita endémica con distribución además en Chaco, Corrientes, Jujuy, Salta, Santiago del Estero, Tucumán en zonas desde 0 hasta los 500 m. Struthanthus llanensis Ruiz Leal, hemiparásita endémica exclusiva de La Rioja presente en Los Llanos; Tripodanthus acutifolius (Ruiz & Pav.) Tiegh., hemiparásita nativa también de Catamarca, Chaco, Córdoba, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Sgo. del Estero, Tucumán, desde 0 a 500 m.. Tristerix verticillatus ((Ruiz & Pav.) Barlow & Wiens, hemiparásita nativa también de Catamarca, Jujuy, Mendoza, Salta, San Juan, Tucumán, desde los 1000 a 3500 m.
Observaciones: si Ud. desea ver imágenes de esta especie, diríjase al siguiente link:
http://www.scribd.com/people/documents/5014066?from_badge_documents_button=1

Referencias:
Taira Carlos; M. Wagner; A. Gurni. 2004. Aspectos farmacológicos y cardiovasculares de Ligaria cuneifolia Infusiones. Biología Farmacéutica (antes Revista Internacional de Farmacognosia), Volumen 42, Número 3, mayo de 2004, págs. 234-239(6) 234-239 (6) Editor: Taylor and Francis Ltd.
Toursarkissian, M. 1980. Plantas Medicinales de la Argentina, pág. 79. Ed. Hem. Sur.
Fusco, María del Rosario; Petenatti, Elisa; Inostroza P., Natalia; San-Martín B., Aurelio; Rivera L., Patricio. 2004. Principios activos de la ligaria cuneifolia: una planta medicinal. Cienc. Trab;6(12):79-82, abr.-jun. 2004. ilus, tab.
Ragonese A. E. & V. A. Milano, 1984. Vegetales y Substancias Tóxicas de la Flora Argentina. Enc. Arg. de Agric. y Ganad. Seg. Ed. Fasc. 8-2: 89-92. Ed. ACME SACI.
http://translate.google.com.ar/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.ingentaconnect.com/content/tandf/phbi/2004/00000042/00000003/art00007&ei=ehRtSuvxJdXFmQeHr-3kBQ&sa=X&oi=translate&resnum=1&ct=result&prev=/search%3Fq%3Dligaria%2Bcuneifolia%26hl%3Des%26rlz%3D1T4GGLL_esAR318AR320%26sa%3DN%26start%3D10
Ruiz Leal, A. 1972. Aportes al inventario de los recursos naturales renovables de la Provincia de Mendoza. Flora Popular Mendocina. IADIZA. Deserta 3: 1-299.
Femenía, J. H. 2006. Fitoregiones y Catálogo Flora Nativa y Cultivada de La Rioja, Argentina. Inéd.
Zuloaga, F. O. & O. Morrone, eds. 1996. Catálogo de las plantas vasculares de la República Argentina. I. Pteridophyta, Gymnospermae y Angiospermae (Monocotyledonae), II. Dicotyledonae. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 796-798 p. (L Argent)
Varela Beatriz G. et al. 2000. El “muérdago criollo”, Ligaria cuneifolia (R. et P.) Tiegh. –Loranthaceae– desde el uso popular hacia el estudio de los efectos farmacológicos. Cátedra de Farmacobotánica. Cátedra de Inmunología. IDEHU. Cátedra de Farmacología. Museo de Farmacobotánica “Juan A. Domínguez”. Facultad de Farmacia y Bioquímica. UBA. Buenos Aires, República Argentina.
http://www.dominguezia.org.ar/volumen/articulos/174.pdf
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/09/Ligaria_cuneifolia_014.JPG
http://www.floramendocina.com.ar/flora22.html
http://images.google.com.ar/imgres?imgurl=http://www.chileflora.com/Florachilena/ImagesHigh/CIMG_0983.jpg&imgrefurl=http://www.chileflora.com/Florachilena/FloraSpanish/LowResPages/SH1079.htm&usg=__CgfitMcwHB0RJldUCcSEe1abIAg=&h=500&w=375&sz=49&hl=es&start=8&um=1&tbnid=9FDVtR4YQkZ8uM:&tbnh=130&tbnw=98&prev=/images%3Fq%3Dligaria%2Bcuneifolia%26hl%3Des%26rlz%3D1T4GGLL_esAR318AR320%26sa%3DX%26um%3D1
http://membres.lycos.fr/atrenqua/imags/Liray/img_0482.jpg
http://www.cienciaytrabajo.cl/pdfs/12/Pagina%2079.PDF
http://www.pabluster.com.ar/result.shtml
http://www.pabluster.com.ar/dominguezia.shtml
http://www.pabluster.com.ar/hiv-sida.shtml
http://www.pabluster.com.ar/infiltr.shtml
http://www.pabluster.com.ar/mistel.shtml

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por Jorge Femenia (Lector colaborador) el Monday 27 de July de 2009 a las 21:43 Hs.
Copyright 1998-2022 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)